Leave a comment

Dulces en perfecto orden

[Post originalmente publicado el 31 de marzo de 2011]

El paseo de Las Canteras tiene muchos encantos. Entre las muchas heladerías que hay a lo largo de todo el paseo, hay una que a mi parecer destaca entre el resto: se llama La Praliné, y es mitad heladería, mitad pastelería.

La Praliné es uno de esos sitios que habrían pasado a formar parte del Reino de los Sueños de mi infancia; esa especie de castillo de la memoria, compendio de todos los lugares mágicos que había visto y revisitaba una y otra vez en mi mente.

Entre el ambiente caótico predominante en Las Palmas en general y Las Canteras en particular, la fachada de La Praliné resulta un verdadero alivio. El amplio toldo color chocolate (muy apropiado), las amplias cristaleras enmarcadas por el metal gris de la pared, todo limpio y cuidado como si se acabara de comprar. En el interior se repite el mismo esquema de colores. El aspecto de La Praliné es todo color chocolate y metal gris sin brillo, pura ironía visual.

Otra combinación que se repite es la de orden y limpieza. Cuando estas dos cosas están presentes en un mismo lugar, se produce una extraña sensación de que los planetas se han colocado un poco mejor; y queda la serenidad de saber que un poco de entropía ha sido eliminada a golpe de bayeta. En La Praliné, además casi se puede respirar el mimo con el que se han llenado las bolsas y se han colocado los dulces en sus platitos.

En el interior del local, hay un par de mesitas con butacas altas donde casi nadie se sienta; tanto el tamaño del sitio como su disposición dejan claro que se espera del cliente que recoja su dulce y siga paseando por Las Canteras. Nada más entrar, salen al encuentro los dos mostradores de cristal que llegan de pared a pared. En el de la izquierda están los helados; hay pocos sabores, pero entre la selección se pueden encontrar varios poco comunes como galleta María (mi favorito) o el que ellos llaman “mahogany”, una especie de helado de queso Philadelphia con caramelo.

Los helados están muy bien, pero el verdadero retablo de las maravillas es el mostrador de la derecha. En él se encuentra el producto estrella de La Praliné: los semifríos. Dulces cilíndricos con una base de mousse y distintos añadidos: finas láminas de bizcocho, caramelo, almendras picadas… No hay mucha cantidad ni variedad debido a su pulcra distribución en el mostrador, muy separados unos de otros y en perfecta formación, como en un ejercicio de pastelería zen.  Y a pesar de los pocos sabores para elegir, nunca sé cuál llevarme. El día que sea capaz de hacer uno de estos, habré alcanzado la cima de mi afición por la cocina.

Sobre los semifríos hay una balda con una especie de pasteles hiperbólicos, una vez más distribuidos de acuerdo con los principios de la pastelería zen.

Fuera del estante, se despliega el arte del chocolate en varias formas, todas ellas delicadas (y caras) Hay que reconocer que La Praliné, en toda su exquisitez, carga unos precios algo abusivos incluso para la calidad que ofrece. Pero eso es algo bueno para el usuario, ya que de otra forma se convertiría en un vicio demasiado recurrente.

Por si todo esto fuera poco, en la pared del fondo hay una pantalla por donde van pasando fotos de gastronomía erótica, o lo que es lo mismo de los productos y sus respectivos precios. También se pueden ver varios carteles donde se anuncia que los productos son artesanales y de producción propia; lo que resulta muy creíble una vez que se prueban, y para mí le añade un toque especial. Será mi corazoncito de romántica incurable, pero creo que los objetos creados con las manos de una persona tienen un encanto que se pierde en la producción industrial. Cuando en Navidades pusieron filas de turrones artesanales hechos con productos canarios, sólo los precios prohibitivos me impidieron salir de allí con los brazos llenos.

Decía el agente especial  Dale Cooper que hay que hacerse un regalo, sólo uno, cada día. La Praliné es uno de esos sitios que nos ayudan a cumplir esta autopromesa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: